Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Por Ana María Montenegro

 

En cuanto a imagen y sonido habría que decir que la una es apreciadísima y el otro depreciadísimo. Las imágenes desaparecen menos porque se asocian a legados culturales y estéticos más fácilmente, son catalogables y archivables; los hombres nos hemos ido convirtiendo en catálogos andantes esclavos de nuestras propias imágenes. Y cuando sí desaparecen son más fáciles de encontrar, de evocar y de re-generar.

Yo nunca vi el tranvía de Bogotá, pero mi abuelo me lo dibujó en un papel cuando le pregunté qué eran esos caminitos de acero que había por la calle. Más adelante volvería a ver ese dibujo en las fotos del 9 de Abril y en algunos cafés del centro. Sin haberlo visto nunca estoy segura de que existió un tranvía en Bogotá, y podría dibujárselo a un nieto curioso que le guste mirar el piso cuando camina por la calle. Los sonidos, por el contrario, se extinguen continuamente y a nadie parece importarle. Es completamente natural que al detenerse, destruirse o acabarse la fuente de la cual provienen sencillamente dejen de existir.

El sonido del tranvía de Bogotá se ha extinguido. Yo no lo conozco, nunca lo conoceré, no podría describirlo, imitarlo o re-generarlo. Aún si el tranvía vuelve a funcionar y logran ponerlo a andar por las mismas calles, el sonido nunca será el mismo; así como una foto actual no podría hacerse pasar por una foto de la década de los cuarentas. Mucho se ha escrito acerca de la obra de Llorenç Barber, y no es para menos. Además de la complejidad estética y conceptual de sus reflexiones, y la posibilidad de sumergirse en su vasta obra, su legado es generoso con nosotros, las nuevas generaciones. Y su forma de escuchar el mundo es maravillosa.

Este registro en video no podría haber sido nada menos que los 39 minutos y 32 segundos que duró el concierto. Tampoco podría haber estado al servicio de la imagen durante todo el tiempo. Y aunque sea imposible reemplazar la experiencia de haber estado ahí, pretende aprovecharse del hecho ineludible de que la imagen tiene más peso, con la esperanza de que quienes lo comiencen a ver se queden a escuchar.

Ana María Montenegro

 

+++ PARA VERLO Y OIRLO MEJOR, CLICK AQUÍ +++

 

– Concierto Chapetón de Llorenç Barber, Noviembre 1 de 2011. Iglesia de San Francisco, Bogotá.

Asistencia de Dirección: Monsterrat Palacios.

 

Campana 1: Felipe Muñoz

Campana 2: Adriana Santamaría

Campana 3: Isabel Tejada

Campana 4: Arturo Anaya

Campana 5: Nicolás Escalante

Campana 6: Javier Gamboa

Campana 7: Javier Bulla

Campana 8: Elisa Mandiola

 

Registro Audiovisual Dirección: Ana María Montenegro.

Cámara y montaje: Diego Corso y Ana María Montenegro.

Registro Sonoro: Mauricio Bejarano.

 

Con el apoyo de la Consejería Cultural de la Embajada de España en Colombia, la Universidad de los Andes y la Universidad Nacional de Colombia.