Image Image Image Image Image Image Image Image Image











 

Sonema 3 – Interferencias Sonoras y Microsonidos urbanos

Buscó la apropiación simbólica y espacial de la ciudad a través de los sonidos desde una perspectiva cotidiana, participativa y abierta.
Del 19 al 29 de noviembre de 2012, propuso un marco para el trabajo en grupo y las interferencias sonoras en interlocución con el espacio público.
Para ello, partió de las posibilidades del sonido como punto de encuentro entre diferentes disciplinas, públicos diversos, transeúntes azarosos y comunidades activas (con independencia de sus conocimientos previos), en el marco de los diferentes imaginarios sonoros de ciudad. La experimentación y la creación parten de las dinámicas generadas por estas interferencias conceptuales y prácticas, que son propias del naturaleza misma del universo sonoro.

Ejes temáticos:
+ sonido analógico
+ low tech
+ reciclaje
+ microsonidos
+ objeto sonoro urbano
+ barrio 

Esta edición se propuso trabajar desde pequeñas escalas. Es, desde la base, las pequeñas fracciones de sonido, los hallazgos mínimos, el trabajo de las particularidades y la suma de todos estos esfuerzos que se impulsan logros permeables y permeados. Se buscó experimentar desde lo molecular, desde el átomo sonoro, el bit social para descubrir otras perspectivas y relatos sonoros.

Se basó en el desarrollo e implementación horizontal de 3 proyectos sonoros en espacio público, seleccionados mediante una convocatoria abierta, acompañados de una programación paralela:

– No mirar para tocar por Paulo Merchán (Bogotá)
– 2415017 por Carlos Guzmán (Bogotá)
– Receptor de radiaciones sonoras. Combustión Sonora: Paisaje por Julián Anibal Henao (Cartago- Valle)

Chinowski Garachana de El Sueño de Tesla (España) fue el invitado de esta edición. 

proyectos seleccionados

No mirar para tocar

por Paulo Merchan (Bogotá)



No mirar para tocar es una propuesta de un Jam de circuit bending. Consiste en poner una o varias alfombras sobre las cuales se dispondrá una aglomeración de muchos juguetes electrónicos de diferentes características (visuales y sonoras), fabricados a partir de objetos del mercado de las pulgas, los cuales estarán enlazados por circuitos de fabricación previa, con potenciadores, reguladores y fotoceldas.


2415017

por Carlos Guzman (Bogotá)



2415017 es el teléfono del despacho donde el presidente de la corte suprema de Justicia, Alfonso Reyes Echandía, atendió las llamadas de periodistas radiales el día 6 de Noviembre de 1985 en horas de la tarde.

En el archivo radial quedó registrado el dramático llamado del presidente de la corte, donde rogaba por un “cese al fuego” que nunca fue escuchado por las autoridades. Posterior a la declaración de Reyes en las emisoras radiales, el gobierno colombiano a través de su ministra de comunicaciones, obligó a la prensa a detener la transmisión de los hechos que conmocionaban al país. A cambio fueron obligados a emitir un partido de fútbol. El día de la toma los teléfonos de la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, el cual funcionaba en la misma sede, dejaron de ser medios privados para concertación de citas laborales, recepción y respuesta a inquietudes ciudadanas o medios de comunicación entre jefes y secretarias de despacho.

Los teléfonos fueron el único medio de comunicación que existía desde el interior y permitía que la audiencia nacional se informara del grave acontecimiento. Estas voces quedaron registradas en la memoria de los oyentes de radio y en el espectro electromagnético. También quedó registrado en los archivos radiales de las distintas cadenas nacionales que trasmitieron el fatídico evento. Estos archivos perviven como una huella profunda que se marca en la historia nacional.

La propuesta consiste en restablecer las líneas telefónicas del viejo Palacio de Justicia. A manera de metáfora, esta reactivación busca que las voces del interior del edificio vuelvan a ser escuchadas, en un tiempo lejano a la orden de censura que las silencio. 


Receptor de radiaciones sonoras. Combustión Sonora: Paisaje

por Julián Anibal Henao (Cartago- Valle)



Se trata de un mural interactivo de dibujo lineal en espacio público realizado con resistencias incandescentes y sensores de presión sonora. En éste se involucra la cartografía social y una estética relacional del DIY. Buscando catalogar la epidemia auditiva en el ciudad e indagando el cómo ésta conlleva una relación transversal en los seres que cohabitan dichos espacios, se intenta involucrar la gráfica, la cartografía y todas estas artes heredadas del dibujo a una propuesta que deconstruye el imaginario de ciudad plasmándolo en un dibujo combativo a las emanaciones incesantes de ruido.

El ruido tomado como epidemia, y como epidemia se busca subsanarlo a través de una gráfica que cataloga sus niveles traduciéndolos en emanaciones gráficas de calor.

video